Crónica de la vida - Nuestras experiencias

Asuntos "fuera de temática". Recordad que el Respeto es Norma Primera e Innegociable.
Avatar de Usuario
dooddle

Mensajes: 3699
Registrado: Mar 06 Abr, 2004 02:00
Ubicación: San Sebastián
Contactar:

Re: Crónica de la vida - Nuestras experiencias

Mensajepor dooddle » Sab 22 May, 2010 10:58

Muy tierna historia, Tupp. No se qué más decirte porque ese post y sus sensaciones darían para un ensayo. Cuida a esa amiga tuya.

No sé, yo cada vez lloro menos con estas cosas. Recuerdo la muerte de una "prima" mía con 12 años cuando yo tenía 16. Fuimos al funeral y al entierro y luego a su casa a comer con sus padres. Y nos pasamos riendo toda la tarde recordando cómo era. Pero sí: yo me fui con la sensación de que cuando nosotros nos fuéramos todo se volvería negro para ellos.
Me puedes encontrar en: Twitter|Facebook|Instagram|Youtube: ElSagutxoSolitario

Avatar de Usuario
dooddle

Mensajes: 3699
Registrado: Mar 06 Abr, 2004 02:00
Ubicación: San Sebastián
Contactar:

Re: Crónica de la vida - Nuestras experiencias

Mensajepor dooddle » Mar 29 Mar, 2011 18:52

Ahhhhh, la vida, esa gran montaña rusa.

Resulta que cuando abría este hilo no pensaba que la mía iba a cambiar tanto. Siempre se piensa que los cambios los sufren los demás y que nosotros vamos tirando con la misma rutina de siempre.

¿Qué pasa cuando una vida se hace pedazos?

Supongo que no mucha gente puede dar cuenta de ello. Puede haber cambios en una vida: un matrimonio, una relación, una muerte, un nacimiento, una gran desgracia, una gran alegría... ¿Pero quién puede decir que ha vuelto a nacer?

Se puede, se puede.

Cuando escribí el primer post estaba de baja por estrés laboral. Yo tenía 28 años, trabajaba en una prestigiosa agencia de publiciad, tenía mis estudios terminados y mi puesto de trabajo era fijo. Visto así parece una vida de lo más normal y "quietita". Bueno, sí, lo era, si se obvian un montón de cosas que se viven desde la infancia, que caminan contigo en esto que es vivir y que consideras ya como parte de ti pero que realmente no lo son. A ver si sé explicarme:

- Yo tuve eneuresis nocturnas hasta los 12 años. Pues a muchos niños les pasa.
- Fracasé en los estudios hasta que llegué a trompicones a la universidad. Es que era muy vaga.
- Mi humor con el mundo y la gente siempre era malo y contestaba mal a las personas. Ya véis, tenía mal carácter.
- Vivía en perpetua melancolía, con altibajos que intentaba solventar. Será que mi carácter es así.
- Desde la adolescencia tomaba tranquilizantes por terrores nocturnos y ansiedad. No todo el mundo vive igual y hay gente más temerosa y más nerviosa.
- A los 22 años tuve que hacer un año de terapia psicológica. Bah, eso es cada vez más normal, todo el mundo va al psicólogo y además me curó, ¿no? Pues listo.

Todo parece atado, todo parece una vida más o menos llevada. Sin ser especialmente feliz pero con la sensación de que es como debe ser porque siempre ha sido así.

Entonces es cuando llega el punto de inflexión. La calidad de vida se resiente drásticamente: somatizaciones, enfermedades, falta de sueño, vértigo, terrores nocturnos, ansiedad que solo algunos gramos de ansiolítico pueden controlar, vómitos durante el sueño, ataques de ira y pánico... ¿Qué ha pasado? ¿Por qué una vida se trastoca así de la noche a la mañana? Eso pensé yo: ¿Qué me ha pasado? No entiendo nada, todo esto estaba "curado".

Y la vida da la vuelta. Cogen todo lo que tienes, lo mezclan, te preguntan, te hacen pruebas y te dicen que eres "sutilmente" diferente a los demás. Como si de un cuento de hadas se tratase te explican el por qué de todas tus dudas y tus malestares, qué tienes que hacer para ser feliz (que es algo que nunca has sido y tú sin percatarte :wacky: ) y lo que es peor: que tienes que empezar de nuevo porque todo lo hecho hasta entonces estaba mal. Quizá puedas mantener algunas partes, pero de la mayoría has de librarte porque no te hacen bien ni se corresponden a lo que debería ser tu vida.

Yo trabajaba, acabé mis estudios y siempre recuerdo sufrir, estar triste y llorar, pero esa era mi vida, no sabía vivirla de otra manera. Desde niña la comencé así y todos la secundaron, amoldándose a mi carácter raro y extraño, a mis manías, a que fuera una persona rara. Sí, yo tenía una vida construida con lágrimas, pero tenía una vida; me hicieron tirarla a la basura porque no valía, solo me dañaba. Me dijeron qué había hecho que mi vida fuera así: tenía (tengo) Síndrome de Asperger, un tipo de autismo, y que además era (soy) superdotada intelectual. ¡Y yo con 29 años ya y sin saber nada!

Entonces es cuando empezó todo: antidepresivos, más ansiolíticos, varias terapias, tests de todo tipo... todo para revelar que mi cabeza, aún sin llegar a la treintena, estaba como la de un viejo. No daba más de sí. Había aguantado años gracias a las pastillas sin saber, sin tener ni idea de qué era lo que me molestaba, lo que me hacía no ser feliz.

Ahora estoy bien. He recuperado mucha parte de la destreza mental que tenía hace unos años. Siento alivio por saber qué soy y me siento bien porque me ha pasado varias veces que me ha parecio pensar que soy feliz, que me encuentro bien. El pronóstico no es fantástico: antidepresivos continuos, ansiolíticos, terapia psicológica de vez en cuando y un gran cambio en mi vida laboral: el tener gran parte de los trabajos vetados.

¿Lo bueno? Muchas cosas. Ahora entiendo por qué me comportaba así, por qué no encajaba en el mundo normal, por qué mis problemas sociales, por qué mi miedo a todo, mis manías, mis obsesiones... todo. Por qué me dijeron que estaba deprimida desde los 12 años.

Ahora es como si hubiera vuelto a nacer, como si nada de lo que hacía antes tuviera que repetirlo y todos los días son un ejercicio por ser lo que nunca fui, por desarrollar parte de mi personalidad que fue "robada" por la ignorancia. Mi vida es otra, no podéis imaginarlo. Sé enfrentarme a cosas que antes me parecían montañas, sé cómo tomarme comportamientos que antes eran ofensas, sé relacionarme mejor y he aprendido a hablar, sé hacerme entender y procuro entender a los demás y, lo que es más importante de todo, he aprendido a demostrar que quiero y que amo. Mi inexpresividad era casi nula el 90% de mi tiempo.

Sarmale dice que antes tenía una amiga y ahora tiene a alguien que en vez de nombre tiene Asperger. Pues sí, pero es muy difícil entender el alivio que se siente cuando una cosa es totalmente incomprensible pero sabes por qué lo es. Entonces le dices a tu interlocutor: "Perdona, no te entiendo, ¿me lo explicas más claramente?" Y no tienes que callarte para no parecer tonta.

¿No es la vida acojonante?
Me puedes encontrar en: Twitter|Facebook|Instagram|Youtube: ElSagutxoSolitario

Avatar de Usuario
Gastón
Se aceptan sugerencias

Mensajes: 1996
Registrado: Lun 26 Jul, 2004 02:00

Re: Crónica de la vida - Nuestras experiencias

Mensajepor Gastón » Mié 30 Mar, 2011 10:05

¡Cuánto te quiero y cuánto me gusta leerte, aspy! :wink: , aunque me cuesta imaginarte como tal "en toda regla" porque tu expresión escrita y la empatía y sensibilidad que transmite no son muy aspys que digamos :juas: .

dooddle escribió:¿No es la vida acojonante?


Sip. La vida en sí lo es. Y la de todos los humanos también.

Avatar de Usuario
dooddle

Mensajes: 3699
Registrado: Mar 06 Abr, 2004 02:00
Ubicación: San Sebastián
Contactar:

Re: Crónica de la vida - Nuestras experiencias

Mensajepor dooddle » Mié 30 Mar, 2011 10:33

Si es que no soy una aspie normal :juas: Los síntomas cambian mucho debido a la inteligencia. De todas formas, si te fijas un poco, nunca entro en hilos de debate ni de quoteos porque no sé debatir: ni me entienden lo que quiero decir ni entiendo a los demás :wacky:.

Btw, debo de ser un bicho rarísimo, porque mi psicóloga, experta en ambas cosas, me dijo que era la primera mujer adulta que había visto en 25 años. Manda webs. :roll: Ahh, además los aspies escribimos bien, es la comunicación verbal y corporal la que no dominamos. Y sí sentimos, somos hipersensibles, pero no solemos poder expresarlo.
Me puedes encontrar en: Twitter|Facebook|Instagram|Youtube: ElSagutxoSolitario

Avatar de Usuario
Dardo
Arrow Thrower Clown

Mensajes: 15326
Registrado: Dom 19 Oct, 2003 02:00
Ubicación: Entre Encinas y Dolomías

Re: Crónica de la vida - Nuestras experiencias

Mensajepor Dardo » Mié 30 Mar, 2011 10:57

dooddle escribió:... De todas formas, si te fijas un poco, nunca entro en hilos de debate ni de quoteos porque no sé debatir: ni me entienden lo que quiero decir ni entiendo a los demás :wacky:.


:roll: :roll: pienso que muchas veces esa es la clave de los debates, que no entendemos a los demás, ni nos entienden, por lo que nos ponemos cada vez más extremistas al no entender que nos entiendan :wacky: y resultarnos tal hecho incomprensible, de tal forma que si te lees los hilos de debate y quoteos rara vez siguen cierta lógica, terminando muchas veces aunque cada vez menos en ataques personales que poco o nada tienen que ver con el inicio de la disputa, pero como digo hace ya tiempo que no ocurre lo que es muy buena señal.

dooddle escribió:Btw, debo de ser un nicho rarísimo, porque mi psicóloga, experta en ambas cosas, me dijo que era la primera mujer adulta que había visto en 25 años. Manda webs. :roll:


Tenemos una sociedad que propicia que comportamientos a priori "correctos" pasan a ser "bichos raros", y personajes lamentables pasan a ser ejemplos de comportamiento e ídolos a imitar, lo que nos lleva a que cada vez entienda menos cosas de la vida.

Lo que sí tengo claro es que cada vez me gusta menos la deriva por la que discurre la sociedad. Y sí la vida acojonante, para bien o para mal pero acojonante.

Avatar de Usuario
Gastón
Se aceptan sugerencias

Mensajes: 1996
Registrado: Lun 26 Jul, 2004 02:00

Re: Crónica de la vida - Nuestras experiencias

Mensajepor Gastón » Jue 31 Mar, 2011 13:53

dooddle escribió:Si es que no soy una aspie normal :juas:

¡Enhorabuena! :wink: No hay que preocuparse por ser "normal". Yo pensaba que la sensación de ser un perro verde se me pasaría con los años, y para nada. Resulta que encajar o no en alguna normalidad no está en nuestras manos, sino que depende del colectivo con que te compares. Es más, creo que el perfil arquetípico de "normal" que está en el imaginario colectivo, es un caso verdaderamente raro. O en otras palabras, que lo normal es ser raro en mayor o menor medida.

dooddle escribió:Los síntomas cambian mucho debido a la inteligencia. De todas formas, si te fijas un poco, nunca entro en hilos de debate ni de quoteos porque no sé debatir: ni me entienden lo que quiero decir ni entiendo a los demás :wacky:.

Btw, debo de ser un bicho rarísimo, porque mi psicóloga, experta en ambas cosas, me dijo que era la primera mujer adulta que había visto en 25 años. Manda webs. :roll: Ahh, además los aspies escribimos bien, es la comunicación verbal y corporal la que no dominamos. Y sí sentimos, somos hipersensibles, pero no solemos poder expresarlo.


Los aspies que he conocido en persona hasta ahora sí evidenciaban su condición. Por eso pensaba que siempre había síntomas más o menos evidentes, pero claro: yo sabía de antemano que eran aspies. ¡Anda que no soy listo :oops: ! .

A parte de eso, y habiendo leído solamente los casos que relata Oliver Sacks y los libros de Tammet y Grandin (por cierto, la película me pareció estupenda) también me había forjado la idea equivocada de que el Asperger trasciende en síntomas motóricos y conductuales acusados. Ahora me acabo de acordar de que, sin embargo, el protagonista de La velocidad de la oscuridad era aspi y un magnífico tirador de esgrima... :wacky:

De todas manera hice lo más razonable: preguntarle a mi mujer. Y me dijo que, efectivamente, no tiene por qué haber síntomas evidentes. La mejor alumna de su instituto del año pasado era aspi y lo único llamativo era ¡que preguntaba en clase! (algo triste, porque lo normal debería ser que lo hicieran todos). Si acaso, según mi mujer, las preguntas a veces podían parecer fuera de contexto o mostrar un hilo conductor o un modelo cognitivo no convencional.

¡Ah! Me han encantado tus fotos. ¿Qué equipo tienes? Creo que por fin he decido lanzarme a por una reflex digital y no sé ni cuánto presupuesto preparar.

Tuppence

Mensajes: 1027
Registrado: Sab 06 Nov, 2004 01:00

Re: Crónica de la vida - Nuestras experiencias

Mensajepor Tuppence » Vie 01 Abr, 2011 11:37

:D Hey, Dood. Has cambiado de avatar. Muy guapa esa florecilla, "chica misteriosa".

Me alegro de que esos "misterios" de tu personalidad vayan despejándose. Como tú dices, ahora se te abre la posibilidad de desarrollar partes de ti que habían sido secuestradas por el no saber. Probablemente, será un camino duro, pero saldrán grandes cosas, Sagutxito, de eso estoy segura.

Por cierto, que hacía tiempo que no echaba una mirada a tu flirk. ¡Qué buenas fotos! Veo que estás jugando con el foco. Me encanta "On the sand" (esos colores semidesvaídos) y "Piedra".
¡¡Desligitimación social para los maltratadores!! El maltratador es un cobarde, un delincuente y puede llegar a ser un ASESINO.
No seas complice.

Avatar de Usuario
dooddle

Mensajes: 3699
Registrado: Mar 06 Abr, 2004 02:00
Ubicación: San Sebastián
Contactar:

Re: Crónica de la vida - Nuestras experiencias

Mensajepor dooddle » Lun 12 Sep, 2016 13:33

Sin ningún ánimo de copar este hilo con mis idas de olla, quiero poner algo. Justo ayer hice por primera vez algo que nunca había hecho: vomitar palabras. No digo escribir, sino vomitar. Sin control. Con fuerza algunas veces, con un hilillo otras. No es una crónica actual, es un sentimiento antiguo, pero válido. Y lo hice por la razón por la que hago casi todo: por ilustrar. Me gustaría que me lengua fuese papel de calco para escribir mi cerebro.

"Por fin. Por fin me he librado de esas cuerdas para tender. Cada una tenía una tensión distinta. Todas fueron blancas, después eran grises; pero diferentes grises. Por lo menos eran cuatro. Me gusta el cuatro. Son dos parejas de dos. Ahora tengo cuerdas nuevas. Blancas. Pero no están igual de tensadas. Abro la ventana, toco cada una, en orden. No están igual de tensas. Tengo que solucionarlo. Las tenso de nuevo; tanto, que me hago ampollas en los dedos. Ahora sí, las cuatro, probadas en orden, están tensas. Espero un rato. Me voy al sofá. Me levanto. Cuento los pasos 1, 2, 3, 4, 5, 6… menos mal que son pares. Abro la ventana. Las cuatro cuerdas. Las toco: no están igual de tensas. Tengo los dos dedos índices con tiritas idénticas. Me duelen. Me pongo unos guantes de goma, tienen que estar tirantes. Vuelvo a tensarlas. Parece que ahora sí. Primera, segunda, tercera, cuarta. Cuarta, tercera, segunda, primera. Creo que me voy a la cama. Creo que las voy a tocar de nuevo. Primera, segunda, tercera, cuarta. Con la mano derecha. Igual con la izquierda se sienten diferente. Primera, segunda, tercera, cuarta. Están diferentes. La tercera se ha destensado. Siempre se destensa la misma. Me voy, me tengo que ir. He tocado las cuerdas dos veces con la derecha y una con la izquierda. Una vez más, solo una y me voy a dormir. Venga, una más. Me meto en la cama. ¿Seguirán tensas? 1, 2, 3, 4. 4, 3, 2, 1. 1, 2, 3, 4. 4, 3, 2, 1… Me tengo que levantar (¿Estás loca? No te puedes levantar a las dos de la mañana. Estás loca. Estás loca. Estás loca. Enferma. Enferma. Enferma. Cerda. Cerda. Cerda. Eres una mierda. Eres una mierda. Eres una mierda.) ¿Y si no están tensas? (No pasa nada si no están tensas. No puedes vivir así. Te volverás loca. La gente normal no hace esas cosas.) No puedo dormir si no están tensas… 1, 2, 3, 4. Amanece. ¿Seguirán tensas? Voy a mirar (Tienes que desayunar antes. No se puede hacer nada sin haber desayunado. Puta. Puta. Puta. No vales para nada. Tienes que desayunar antes. La gente normal desayuna) Tengo que mirar esas cuerdas. Abro la ventana. Primera, segunda, tercera, cuarta. No están tensas. No están igual de tensas, joder. Respira, respira, son solo cuerdas de tender. ¿Y cuando tienda quedará una más baja que otra? Tendré que calcular el peso de cada una para que no se note la diferencia. Tengo que desayunar. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8… piso la junta del suelo que hay entre el pasillo y la cocina. Ya sabes, da un paso atrás y no lo pises esta vez. Doy un paso adelante sin pisar la junta con el pie derecho. ¿Y el izquierdo? El izquierdo también tiene que evitar la junta (Rara. Rara. Rara. Te estás volviendo loca. No puedes seguir así). Vuelvo un paso atrás, el izquierdo va a hora primero. 9, 10, 11, 12, 13, 14… Abro un armario, cojo mi taza. Cierro el armario. Abro de nuevo el armario, no cojo nada, cierro el armario. Respiro. Dos veces. Empiezo a desayunar. Trago una vez y después otra. Tragos pares. ¿Y si trago impares? No, no puedes, quizá te siente mal el desayuno. Tienes que tragar pares, pares, ¡pares! Llego al fondo de la taza, me queda un sorbo. ¿Cómo lo divido? Me lo bebo, miro la taza, vuelvo a beber el vacío esta vez. Lo importante es beber dos veces. Me ducho. Me lavo la cabeza. Dos veces. Me lavo las orejas: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 segundos. Las dos a la vez. Siempre en el mismo orden. Me echo gel, siempre en la misma mano, siempre la misma cantidad. Salgo de la ducha, me peino. Siento la presión del peine sobre el cuero cabelludo. ¿Acaso ha sido menor en la derecha? Me peino de nuevo la parte derecha. Pero me tengo que peinar también la izquierda, si no sería asimétrico. Me miro en el espejo. ¿Tengo los dos lados de la cabeza iguales? 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8… Sí, creo que sí. Me echo laca para que no se mueva el pelo. Siento la angustia creciendo, si se me mueve el peinado durante el día me volveré agresiva. La gente normal no es agresiva. No quiero ser agresiva con los demás. Pegar. Pegar. Pegar. Gritar. Gritar. Gritar. 1, 2, 3, 4, 5, 6… me visto. Este sujetador es raro. No es simétrico. No siento los dos tirantes iguales. ¿Debería arriesgarme a pasar así el día? Veo desde mi cama las cuerdas de tender. Seguro que siguen destensadas. Malditas. Ojalá pudiera cortarlas. ¿Y si cojo las tijeras y las corto? Se acabaría todo. Pero tendría que poner nuevas. Cuerdas de mierda, no me dejáis vivir. Quiero dar patadas a algo, pero sé que no debo. Dar patadas no soluciona las cosas. Quiero gritar. Gritar. Gritar. Putas cuerdas. Puta cabeza. Los zapatos. Creo que no me aprietan igual en los dos pies. Voy a probar a andar. Ohhh, no sé por qué, noto que piso más fuerte con un pie que con otro hoy. Alineo los dos pies en el suelo y los miro. Parecen iguales. Los cordones están iguales. Salgo de casa. 1, 2, 3, 4, 5, 6. He abierto la puerta con la mano derecha, así que la cierro con la izquierda. Bien. Simetría. Equilibrio. Llamo al ascensor. Aprieto una vez. Aprieto otra. Dos llamadas. Entro en el ascensor. ¡Cuidado, no pises la junta! Cuarto, vivo en el cuarto. Dos grupos de dos pisos para llegar al portal. Le doy al cero; dos veces. Miro la pantalla y cuento: cuatro, tres, dos, uno, cero. Salgo del ascensor. ¿Con qué pie he entrado? ¡Argg, me acuerdo de las cuerdas de tender! Qué insoportable. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10. Número par de pasos hasta el portal. ¡Bien! Salgo a la calle y me gusta ver que vivo en el 16. Múltiplo de dos. Es dos veces ocho; ocho veces dos; ocho es cuatro dos veces… pero el portal no está en el centro de la manzana. Empiezo a andar: cuidado, no pises las rayas. Un, dos, tres pasos, raya. Un, dos, tres pasos, raya. Por lo menos puedo hacer parejas de dos grupos de pasos para que sean seis y así son dos veces tres. He pisado una raya. Me pesa el pie. El pie está defectuoso. Como la tercera cuerda. Llego a la siguiente raya. Piso fuertemente con el otro pie. Ahora están igual de defectuosos los dos. Sigo andando. 1, 2, 3, 4, 5, 6… pasa alguien por mi lado y me roza la parte derecha del cuerpo. ¿Qué hago? No puedo perseguirle para decirle que me roce la parte izquierda. Quieta. Ahí viene una mujer, si te mantienes en el centro justo de la acera te rozará la parte izquierda. No sigas andando o se te acabará la manzana y tienes que conseguir ambos roces en un solo límite. ¿Podría cortarme el brazo izquierdo si no me roza? Cortar. Cortar. Cortar. Pasa la señora, me roza la parte izquierda. Paz. Un poco más adelante 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8… piso una irregularidad. Vuelvo un paso hacia atrás. El otro pie tiene que pisarla también. Estoy muy cansada. Me voy a un banco. Me siento. Creo que el omoplato derecho no apoya igual de bien que el izquierdo. Me dejo caer. Sí, ahora creo que sí. Consulto el móvil. Hay avisos. Borrar avisos. Siguen estando. He dicho que borrar avisos. ¿Por qué no se borran? Consulto el periódico. Scroll arriba, scroll abajo; scroll arriba, scroll abajo; con cada noticia. Consulto Facebook. Un amigo ha puesto una foto. Abro la foto. La miro. Cierro la foto. Tengo que volver a abrirla. La vuelvo a mirar. Cierro. Bloqueo el móvil. Pero solo lo he hecho una vez: desbloqueo el móvil, lo vuelvo a bloquear. Tengo que hacer una llamada. Marco y me quedo mirando a la pantalla. 1, 2, 3, 4, 5, 6 segundos siempre y luego me pego el móvil a la oreja. Hablo; termino. Solo he usado la oreja derecha. Me acerco el móvil a la izquierda y lo mantengo ahí hasta que noto la oreja simétrica con la otra. Suena un ruido, me hace mirar a la derecha. Miro hacia ese lado durante diez segundos. Ohhh, no, ahora tendré que mirar hacia la izquierda el mismo tiempo. Lo hago. Me asaltan las imágenes de las cuerdas de tender. ¿Seguirán diferentes? Cortar. Cortar. Cortar. Cerda. Cerda. Cerda. Loca. Loca. Loca. Anormal. Anormal. Anormal. Cuerdas. Cuerdas. Cuerdas. ¿Y si te cortas? Dedos cortados. Dedos cortados. Dedos cortados. Puñal en el abdomen. Puñal en el abdomen. Puñal en el abdomen. ¡Deja de pensar en eso! No puedo. Puñal. Puñal. Puñal. ¡Déjalo! No puedo, me relaja. Puñal, cuerdas, cortes. Sangre. Sangre. Sangre. Muevo los pies en círculo. El de la derecha primero, luego el de la izquierda. Cuatro círculos cada uno. Mi cabeza sigue: cerda, cerda, cerda. Puta, puta, puta. Anormal, anormal, anormal. Puñal, puñal, puñal. Sangre, sangre, sangre. Cuerdas de tender ¿Cómo estarán? Qué cansada estoy. Maldito TOC. "


==============================================================
Esto es un pequeño resumen de lo que puede ser una mañana normal en mi vida con trastorno obsesivo-compulsivo tratado por psiquiatra, con medicación. Si crees que puede ayudar, compártelo.
Me puedes encontrar en: Twitter|Facebook|Instagram|Youtube: ElSagutxoSolitario

Tuppence

Mensajes: 1027
Registrado: Sab 06 Nov, 2004 01:00

Re: Crónica de la vida - Nuestras experiencias

Mensajepor Tuppence » Lun 12 Sep, 2016 16:32

Si el objetivo era ilustrar, lo has conseguido. Un abrazo, Dood.
¡¡Desligitimación social para los maltratadores!! El maltratador es un cobarde, un delincuente y puede llegar a ser un ASESINO.
No seas complice.

Avatar de Usuario
dooddle

Mensajes: 3699
Registrado: Mar 06 Abr, 2004 02:00
Ubicación: San Sebastián
Contactar:

Re: Crónica de la vida - Nuestras experiencias

Mensajepor dooddle » Lun 12 Sep, 2016 16:47

Un abrazo, Tupp.
La mayoría de la gente te dice que dejes de epensar en ello, que te distraigas, que pienses en otra cosa. Me parecía interesante ilustrar el hecho de que son pensamientos intrusivos. No son voluntarios, sino que se adueñan de la cabeza y retumbar como si fueran ecos y para intentar que cesen se desencadenan los rituales.

Lo de las cuerdas de tender es verídico, llevo tres semanas obsesionada con ellas. Los pensamientos obsesivos fueron así de fuertes durante una época muy larga, ahora solo duran poco tiempo. Pero pueden volver y lo harán en un momento dado, por eso quería enseñarlo.
Me puedes encontrar en: Twitter|Facebook|Instagram|Youtube: ElSagutxoSolitario

Avatar de Usuario
m0ntaraz

Mensajes: 4293
Registrado: Vie 07 Nov, 2003 01:00
Ubicación: recogiendo.
Contactar:

Re: Crónica de la vida - Nuestras experiencias

Mensajepor m0ntaraz » Lun 12 Sep, 2016 18:17

Vaya tela, doodd. Parece agotador.

Abrazos.
We're on a mission from God.


Volver a “Off-topic”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado